El musical

Uno de los últimos hallazgos que he hecho en RNE es un pequeño microespacio en el que se habla de los últimos estrenos musicales teatrales, tanto en el panorama nacional como internacional. El espacio, conducido por Gary González, habla de las características más importantes del musical: cuándo se estrenó, el éxito que tuvo, las representaciones que ha tenido a lo largo del mundo, cuántos años ha estado en cartel, la gente que participa en él, destacando los personajes más famosos.

Una de las alegrías que encontré escuchando este programa fue que en España se habían convocado audiciones para la futura realización de El Rey León, que ya tuvo un intento fallido y que ahora parece ir por mejor camino. A la vez, también se encuentran críticas a musicales que ahora mismo están en cartel, como Avenue Q o Los Miserables.

El rey león – El musical

Muy recomendable para todos aquellos que les guste el género y disfruten del teatro y quieran estar al tanto de las últimas novedades que se dan en él.

El musical – Sábado y Domingo 17.55 y 21.55 horas en Radio 5

Recuerdo escuchar este programa de pequeña, cuando mi padre encendía la radio por las noches. El locutor, Ángel Álvarez, tenía una voz inconfundible, la línea del programa y la música que en él se ofrecía a los oyentes no era la típica. Años después comprendo por qué se decía que aquel programa era un clásico de las ondas.

El Jefe de Comunicaciones de Iberia compaginó su trabajo en la compañía con su amor por las ondas. No se dejaba llevar por modas o estilos, tenía el suyo propio. Fue uno de los primeros defensores de la música internacional en los años 60, sobre todo la anglosajona, ya que sería uno de los precursores de The Beatles en España.

Durante más de 40 años estuvo este vuelo en el aire, siempre atento a los oyentes y ofreciéndoles lo mejor del panorama musical. Nada de radiofórmulas, ni de de paralelismos con otros espacios. Ángel Álvarez tenía su propia forma de conducir el programa. Una de las anécdotas que le sucedió en esta búsqueda por traer a España los éxitos que aquí no llegaban fue con “la primera vez que tuve un disco de Bob Dylan. Había ido a la CBS a pedir algo de material. Les expliqué mi historia, que era aviador y tenía también un programa de radio en el que ponía música que entonces en España no se escuchaba -hablo de los años 40-, y el hombre que me atendió -que se llamaba Satanley West- me entregó un montón de discos, entre ellos un sencillo de Dylan, porque aún no había sacado un elepé, en el que por una cara estaba el Blowing in the wind y por la otra Don’t think twice, it’s all right. Cuando llegué a España, lo pusimos. Allí estaban Salaverri, Revert, Álvaro Feito, Ramón Trecet… en fin, todos. Y empezamos a oírlo y a preguntarnos: “¿Y este tío quién será?” Y uno decía: “Éste debe ser un tío viejo”. Y veíamos que estaba al lado de un cactus… Ni puta idea teníamos (risas). ¡Y era Dylan!”

Amante del sonido en vinilo, los últimos programas los realizó desde la intimidad de su casa. Galardonado con el Premio Nacional de Radio en 1973, el Ondas en 1996, la Antena de Oro de 1999 o el Premio de la Música 2002, entre otros muchos, su voz será recordada por amigos y oyentes que siempre recordarán el eterno “desde el vuelo 605, te habla, Ángel Álvarez”.

Buscando opiniones sobre Milenio 3 encontré un programa del que había oído hablar pero nunca me había parado a escuchar: La Rosa de los Vientos, un programa que emite Onda Cero las madrugadas de los fines de semana de 1 a 4.

Este programa tiene su origen en el año 1997, conducido por el periodista español Juan Antonio Cebrián hasta el 2007 cuando este falleció. Tomaría el mando Bruno Cardeñosa como presentador del programa, intentando seguir la línea que había establecido Cebrián. En él tiene cabida cualquier tipo de temas e historias: ciencia, tecnología, misterio, humor, historia, leyendas, espionajes, servicios secretos, leyendas, etc.

Algunos lo sitúan como el principal competidor de Milenio 3. Como en el caso del anterior, tiene defensores y detractores que opinan sobre él. Sea como fuere, este espacio tiene un gran número de fieles que lo han convertido en un programa de culto de la radio española. Hasta tal punto que en 2003 el programa fue eliminado de la programación de la emisora. Onda Cero recibió numerosas quejas que exigieron volver a ponerlo en la parrilla.

Escuchando algunos programas encuentro secciones interesantes, como Materia reservada, Pasajes del terror o Historias zona 0. Algunas de las secciones me parecen algo largas, no porque no sean interesantes, sino porque sólo aparece la voz de los locutores –todos hombres, exceptuando algunas excepciones en las que habla alguna mujer–. Se echa de menos una música o algún efecto que ayude a la ambientación del tema, que ayude a ganar ritmo y de continuidad a lo que narran.

Dentro de Historias zona 0 me resultó muy curioso cuando se trató en el programa las diferentes muertes ‘tontas’ –por así decirlo– de personajes importantes de la historia y cómo se produjeron. Por ejemplo, sabía que Gaudí murió arrollado por un tranvía, pero lo que no sabía es que era un hombre despistado, y ese día, cuando iba a escuchar la misa diaria, no se percató de que venía el tranvía. Cuando este le atropelló, como el artista no llevaba ninguna documentación y su aspecto era bastante desaliñado no fue atendido –porque pensaban que era un mendigo–  hasta horas más tarde, lo que supuso que su estado se agravara y muriera.

Uno de estos Pasajes de Terror de los que más me llamó la atención fue el del asombroso caso del robo de cadáveres que tuvo lugar en la sociedad de la revolución industrial. La narración está muy bien unida gracias a la música y el ambiente de misterio que consigue el locutor con su voz atrapan al oyente. Según cuenta, al parecer, los médicos británicos necesitaban cuerpos con los que poder practicar las operaciones que más tarde les realizarían a sus pacientes. Y como el acceso a los cuerpos estaba restringido, se creó un mercado clandestino de cuerpos. En Londres, a principios del s. XIX, había bandas establecidas que entraban en los cementerios en busca de cadáveres que pudieran vender a los médicos. Incluso escritores como Walter Scott o Charles Dickens reflejaron estos robos en algunas de sus obras.

 

Puedes encontrar el audio completo a continuación.

Burke y Hare. Ladrones de cadáveres – Pasajes del Terror

Milenio 3

Recuerdo de pequeña ver a mi abuelo siempre con la radio de un lado para otro. Me contaba que él siempre se iba a la cama, encendía la radio por las noches y la escuchaba hasta que se quedaba dormido. Hace unos años recuerdo que siempre me contaba que uno de los programas que más le gustaban es este del que os voy a hablar hoy, Milenio 3.

Este programa, dirigido y presentado por Iker Jiménez, es uno de los más conocidos de la radio española. A pesar de su tardío horario, de 1 a 4 de la madrugada los sábados, cuenta con 750.000 oyentes (según el último Estudio General de Medios), todo un record para emitirse a esas horas. Comenzó su andadura en 2002, y aunque ha sufrido las críticas de bastantes sectores o los cambios de horario, han conseguido mantenerse en antena, y aún más, saltar a la pequeña pantalla con el programa Cuarto Milenio.

Sus temas son de lo más variados, aunque siempre suelen estar relacionados con el denominado periodismo del misterio o periodismo de lo desconocido: misterios que no han sido resueltos, fenómenos paranormales a los que se intenta dar explicación, sucesos extraños, enigmas, leyendas, asesinatos en serie, etc.

Algunos creen que se aprovechan de los oyentes más crédulos, que utilizan su fama para crear una factoría de libros, colecciones de dvds o vender cualquier cosa gracias a esta; pero lo cierto es que –teorías aparte de si se aprovechan o no– el equipo de Milenio 3 ha sabido cuidar a su público y lo ha mantenido temporada tras temporada. Ya van por la décima, y si algo no se puede decir de Iker Jiménez es de que no sabe conducir su programa. Hay que gente que no le gusta, pero personalmente creo que eso es como todo, también hay grandes profesionales como Luis del Olmo que seguro tampoco le caen bien a todo el mundo.

Uno de los últimos podcast que he escuchado ha sido el dedicado a la Noche de los Difuntos. Quizá por su temática –cercana al de nuestro programa final de radio– o simplemente por curiosidad escuché uno de los casos que ha investigado el equipo de Jiménez. Se trasladaron a investigar los posibles misterios que hay alrededor de ‘La casa del pánico’ como la denominan en el programa. Esta, situada en la ladera de un monte, parece estar encantada: en ella la gente dice que se ven apariciones y se escuchan ruidos de disparos. Todo parece formar parte de la historia, pero algunos miembros del equipo vivieron estos sucesos en primera persona. Interesante historia en la que los documentos sonoros son imprescindibles para comprender lo que han vivido los reporteros y darle veracidad a lo que se narra, y que a continuación puedes escuchar.

La casa del pánico – Milenio 3

La felicidad es uno de los sentimientos más recurrentes en las fechas en las que estamos. Parece que en estas fechas todo tiene que volverse brillante y ser maravilloso. Es evidente que no, pero sí es cierto que quizá en esta época tengamos los sentimientos un poco más a flor de piel, nos cuesta menos sacar una sonrisa.

Sobre la felicidad y cómo se consigue esa atmósfera en películas, anuncios y en la radio han hablado esta mañana en el programa de la Cadena SER ‘A vivir que son dos días’.

El cine es una de esas industrias que utilizan la felicidad para vender ilusión, y uno de sus instrumentos más efectivos es la música. Esas melodías pegadizas o no que nos ayudan a sentir como a los protagonistas, nos recuerdan sensaciones agradables y consiguen dibujarnos una sonrisa. Uno de los ejemplos claros son los musicales, como Cantando bajo la lluvia –el cual dicen en el programa que es uno de esos clásicos que puedes ver hasta la hasta la saciedad sin que te aburra– y consigue ponerte de buen humor. Lo mismo ocurre con las comedias románticas –no las pastelosas, sino las que consiguen transmitir al público todas las posibilidades de amor– como Love Actually; o historias como las de Forrest Gump, que con su “Mi mamá dice que la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar.” consiguen enganchar al público y que este salga de la sala de cine o se levante del sillón con una sonrisa.

¿Y qué tienen en común estas películas? Una banda sonora que acompaña esos sentimientos y dirige al espectador por la acción creando emociones en su interior.

Lo mismo ocurre con la publicidad. ¿Qué sería de los anuncios de Coca-cola sin la búsqueda de esa felicidad? ¿Y sin la banda sonora que los acompaña? Los publicistas saben que las sonrisas venden, pero que también es complicado llevar a la gente a ese estado partiendo de la nada, por eso muchas veces recurren a la melancolía. Rememorar los recuerdos infantiles, aquellas sensaciones perdidas que ya no se van a volver a experimentar pero que consigue unir la marca que se anuncia con el recuerdo de un sentimiento feliz. O quién no recuerda a Josep Mascaró, ese hombre de 102 años que visitaba a una Aitana recién nacida y le decía aquello de: ¡Estás aquí para ser feliz! Si le quitáramos la música a estos anuncios no llegarían de la misma manera al público.

En la radio ocurre lo mismo, la música y los efectos de sonido ayudan a los locutores a transmitir lo que se dice. Si se habla de felicidad hay que buscar de qué tipo estamos hablando: más melancólica, que tiende al recuerdo; una felicidad que transmite buen rollo, una felicidad que transmite ternura. Algo parecido a lo que se nos propuso en la práctica primera del Taller de radio: buscar músicas que sirviesen para ambientar diferentes sentimientos. Cuando nos pusimos a buscarlas encontramos que hay muchas maneras de entender estas sensaciones, y con ello es con lo que tienen que jugar publicistas, cineastas y aquellos que están tras las ondas.

Puedes escuchar el programa completo aquí:

El cine, los anuncios y la música de la felicidad – Parte 1

El cine, los anuncios y la música de la felicidad – Parte 2

De nuevo recurro a Radio Nacional de España, más concretamente en Radio Exterior, para traeros uno de esos programas que he descubierto y me han sorprendido mucho. A pesar de que no tiene muchos podcast, los que hay me parecen muy interesantes: El sonido y la furia.

Este espacio gira en torno a la música, siempre presente en la radio, pero de una manera diferente. Se propone al oyente un viaje para conocer a los artistas, las anécdotas que marcaron la realización de los discos o los problemas que surgieron. Se pueden encontrar grupos como Pink Floyd, Derek & the Dominos, Blind Guardian o Santana.

Aunque los programas no suelen durar más de 30 minutos, es realmente interesante porque ofrece una visión del mundo de la música más amplia de lo que normalmente estamos acostumbrados con la famosa radiofórmula. No se repiten los mismos éxitos unos tras otros, no sólo se escuchan algunos de los mejores temas de la historia de la música actual, sino que el locutor, Marcos Mostaza, hace un recorrido por la historia y evolución del grupo –y la suya personal– que deleita a los amantes de la música.

Personalmente, me quedo con los programas dedicados a Queen, los cuales puedes encontrar a continuación. Espero que este programa alguna vez sea retomado porque me parece que tiene una gran calidad y ayuda a conocer mejor el éxito actual de algunas bandas de música.

El sonido y la furia – Queen – A night at the opera

El sonido y la furia – Queen –  Innuendo

¿Alguna vez has ido al cine y unas de las cosas que más te ha llamado la atención es la banda sonora? Yo soy de las personas que piensan que una buena película lo es si sabe cómo utilizar sus recursos sonoros. El cine no es sólo imagen, detrás de los films hay verdaderas joyas compuestas por maestros. Estas canciones son utilizadas para algunos anuncios, como fondo en los programas de radio… ¿Pero, por qué no hacer un programa con ellas? Siempre me lo preguntado, y buscando entre los programas de RNE encontré un microespacio dedicado exclusivamente a esto: las bandas sonoras.

En Radio 5, Amparo García conduce un espacio en el que conduce al oyente por las diferentes partituras de los filmes. Aunque los programas no tienen una duración concreta –suelen ser cortitos, entre los 5 y los 8 minutos–  cuentan los detalles más importantes: el autor, el año en el que se realizó y, por supuesto, las canciones más destacadas. Todo ello, unido con las curiosidades más características de cada composición. Como por ejemplo, la banda sonora de La Sirenita, película de Disney, marcó un antes y un después en la factoría. El compositor, Alan Menken, buscaba trasladar los musicales de Broadway a los filmes de animación. O que las obras de Tim Burton no tendrían en mismo carisma ni conseguirían atraer al público de la misma manera que lo hacen si detrás de la música no estuviese el compositor Danny Elfman.

Si buscas saber más de esa película que te gusta y cuya música te ha conquistado puedes escribir sugerencias al programa para que dediquen uno de los programas a esa en concreto.

Bandas Sonoras en Radio 5.

Lunes a Jueves 15.55; Sábado 11.25 y 22.55 y Domingo 11.25 y 22.55